domingo, 6 de septiembre de 2009

Restif de la Bretonne: una sucia elegancia


Por algún extraño y oscuro motivo, la gente ha olvidado por completo a Nicolas Restif de la Bretonne, uno de los más talentosos y perversos escritores de la Francia del siglo XVIII. Y ello pese a la larga lista de escritores importantes que lo admiraron y recomendaron, lista que incluye los nombres de nada más ni nada menos que Valery, Baudelaire, Schiller y Goethe, entre otros. Y más allá de estos detalles ilustres, ¿la Historia, que se dice es tan buen juez de gustos literarios, no tendría que recordar, precisamente, a los autores de mayor talento e ingenio? Pues lo cierto es que, en este caso, la historia ha fallado, y hoy son muy pocos los que conocen la felicidad que significan las obras de Restif, aunque no debiera ser de este modo.
Restif de la Bretonne perteneció a la generación de escritores y pensadores libertinos y perversos de la Francia prerrevolucionaria. Y es curioso que el nombre más famoso de este grupo de autores sea, precisamente, el del enemigo personal y directo de Restif: el Marqués de Sade. Ahora bien, en este punto entro a un terreno bastante espinoso, ya que se trata de poner en tela de juicio los valores literarios de Sade: nadie que sepa gozar de los placeres de la perversidad es capaz de negar el genio de Sade; y, sin embargo, tampoco puede dejar de reconocerse que, en la mayor parte de sus textos, brillan los defectos: un estilo muy mal o nada cuidado, personajes mal construídos y unilaterales, narraciones atropelladas... además de un asedio excesivo y monótono de los ideales del "amoralismo" que predicaba el autor (el gusto por las situaciones grotescas y las palabras obscenas, en cambio, son precisamente lo mejor, lo más "suculento" de sus obras). Con Restif pasa todo lo contrario: su técnica es de un preciosismo inigualable, y era un genio de la narración y de la insinuación. Si en Sade primaban el gusto por la laceración y la sodomía, en Restif priman la pedofilia, el incesto y el fetiche con los pies. Pero todo esto se trabaja en una forma muy cuidadosa, que deja al lector imaginar mucho más de lo que se dice; porque claro: como buen libertino, Restif sabía que la imaginación humana es capaz de concebir cosas mucho más perversas si se la deja obrar libremente, en lugar de ofrecerle una suma de hechos concretos y descritos: en otras palabras, el lector tiene que reconocer, en algún punto de la historia, que él también es un pervertido. Sólo se me ocurre un ejemplo para ilustrar todo esto: la Lolita de Vladimir Nabokov. Ahí sucede lo mismo: en ningún momento se nos relata que suceda algo entre Humbert Humbert y la pequeña Dolores Haze, pero eso no hace más que empujar a los lectores a sacar sus propias "conclusiones" (de hecho, siempre he pensado que Nabokov debió haber leído la novela Sara, o la última aventura de un hombre de cuarenta años, que tiene muchas analogías estilísticas y temáticas con Lolita).
Hablo, pues, de una pluma "refinada", que sabe seducir a sus lectores para arrastrarlos a algunas de las historias más... cómo decirlo... ¿"oscuras"? ¿"terribles"? ¿"perversas"? No lo sé: dejo el juicio a los que se animen a leerlo. Después de todo, aún quedan escritores capaces de demostrarnos a todos los seres humanos cuán poco nos conocemos realmente, o cuán poco dispuestos estamos a aceptar lo que somos en el fondo.

4 comentarios:

cruelprincess dijo...

me gusto tu critica hacia Sade, yo di con Nicolas Edme gracias a un libro de Sade, ja! que ironia y comparto tu pensamiento de como se puede olvidar al considerado "Voltaire de las camareras" ...En cuanto a Sade, tiene algo de extrañeza en el modo de concluir sus obras, me parecen algo incoherentes con el resto de la historia y ciertamente repetitivo. Sencillamente es mi opinion, me agrada saber que se comparte con alguien mas.

Santiago Bullard dijo...

No sabía que Sade mencionara a Restif en alguna de sus obras. Y si, al nivel estilístico, es innegable que Restif supera a su rival por mucho. El genio de Sade no está allí, aunque como también decía, nadie puede negarlo. Sade es un gran escritor, a su estilo (yo disfruto mucho sus libros). Lo malo es que conseguir libros de Restif es muy difícil, claro.

Qué bueno que te haya gustado el texto. Un saludo.

Anónimo dijo...

Por si sigue interesado, en www.archive.org tiene gran parte de las obras de Restif. Lo malo ( o lo bueno) es que están en francés.

Saludos,

Javier

Santiago Bullard dijo...

Si se trata de Restif, siempre estoy interesado. El único gran problema que tengo es que conozco tan bien el francés como el birmanés... osea, nada. Igual, a los lectores que sepan el idioma esa dirección les puede ser muy util. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...