lunes, 5 de septiembre de 2011

J.D. - Las iniciales del dios

Para muchos, la llegada del mes de setiembre es todo un acontecimiento. Primavera, amores, calidez en los pechos, sol tibio, florecillas silvestres, mariposas que revolotean en los campos coronados por arcoiris a lo "My little pony"... sólo que claro, ése no es (por suerte) el único setiembre que se celebra en el mundo. Debajo de las sonrisas, entre las todas las tabernas de todas las esquinas del mundo y el callejón, otra imagen se impone sobre las aceras, mientras se apura en los vasos otro motivo para celebrar. No hay ritos que llenen más los corazones de la gente que los paganos; y eso es, precisamente, lo que tenemos por delante para celebrar este mes. El nacimiento de un hombre, de EL hombre... o, si lo prefieren así, de un mito, de un dios, de un sentido más allá de todos los fantasmas y los cadáveres de las utopías, una promesa más real que la de todos los paraísos que nos han prometido, en vano, los libros divinos. Y es que setiembre, señores, es el mes de Jack Daniel's.
Como sucede con todos los mitos, los hechos que han dado luz a la tradición pertenecen al más absoluto misterio. Nadie sabe a ciencia cierta cuándo nació Jack, ese alquimista genial del siglo XIX que nos dio algo mucho mejor que la piedra filosofal o el elixir de la vida. Un incendio destruyó todos los registros concernientes a su fecha de nacimiento, y los datos consignados en su tumba y la de su madre no nos brindan más que contradicciones. Pero eso es lo de menos: basta un "aparentemente" para nutrir religiones enteras, y eso es lo que tenemos: aparentemente, Jack nació un mes de setiembre, allá por... ¿1850? Y con eso nos basta, y hasta es muchísimo mejor: al fin y al cabo, si no tienes una fecha exacta, nada te impide hacerte con toda la cartilla del calendario. Así, tenemos que, desde hace ya más de un siglo, setiembre es el mes de Jack Daniel's. Y eso, señores, es religión pura y dura.
¿Qué les puedo decir? Es inevitable que me ponga un poco sentimental al respecto... Recuerdo algunas de mis primeras borracheras, cuando con un amigo (el único y original André D'auriol) asaltábamos el minibar de su madre para hacernos con tan enigmático elixir, el tradicional "Old Nº 7" de etiqueta blanca y negra, tan elegante... Amores, historias, resacas de agonía y gloria, delirio, poesía, canciones... ha corrido mucha agua bajo ese puente, y siempre dejando ese sabor refrescante, duro y algo dulzón, que tiene el buen bourbon. Bien lo dijo alguna vez Frank Sinatra (otro que canta en la misma iglesia): "Ustedes saben. He tenido muchos amigos y he llevado una vida muy agitada, pero nunca he tenido un amigo que, como él, no me fallara nunca: se llama Jack Daniel's".
Viejo número siete, este mes alzaremos todas las copas con un eco para tí. Setiembre se tiñe de blanco y de negro, y nunca sonaron tan bien los coros que llegan desde los bares, ya sean del barrio, del cielo o del infierno. Casi todo el mundo recuerda al padre de esta larga tradición, el viejo Jack, por su curiosa muerte (gangrenado por patear su caja fuerte, según cuenta la leyenda); hoy, queremos recordarlo por lo demás, por eso que nunca olvidamos, por su legado, su honor, su gloria, nuestra fortuna. ¿Quién necesita un Edén, mientras nos queden las canciones, los amigos y las botellas de Jack Daniel's? Un vaso de este whiskey es como un párrafo de Faulkner: fuente de una poesía por la que bien vale la pena irse dejando la vida en las propinas.


9 comentarios:

Hostal mi loli dijo...

Gracias Santi además de tu gran entrada esta canción es lo mejor,me falta el whisky y sería casi lo más. Voy a beberme un Whisky virtual oyendo esta canción ,a tu salud levanto mi copa...y glú glú. Besos.

Santiago Bullard dijo...

Jajaja, es que con el whiskey, como con la vida, "a mi maneeeeeraaaa"!!!! Jajajaja!!!

Frank es un tremendo, un mayúsuculo. Como el JD.

Eso, la copa bien alta! Que la religión es para tomársela en serio, vamos...

Tripi dijo...

Bullaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaard¡¡¡

Redióoooooooooosss, BULLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARD¡¡¡

El follador justiciero de Perú, OSTIAAAAAAAAAAAAA¡¡¡

J.D.= JODERRR, QUE RICO¡¡¡ jajajjajajajajaj.

No soy mucho del Whisky (tú dirías Whiskey), ni tampoco del Bourbon (sé distinguir ambos, cabrito), porque de chaval me pillé una cogorza de algún whisky (whiskey para ti) barato que me dejó ko dos semanas.

En cualquier caso, querido Santi, cuando te vengas por aquí (o yo por ahí, quién sabe) nos arrearemos, no una botella, sino un barril de J.D.

A la salud de Jack.

Y a la tuya.

Esa copa, Santi, hoy a rebosar, ostiaaaaaaaaaaaaaaa¡¡¡

MrMierdas dijo...

Ya no tomo Jack Daniels, pues su combinación perfecta es con coca de la buena y además las mujeres se ponen a cien con esta combinación, cientificamente comprobado!

Un abrazo muy grande Santi! Maestro de maestros!

fiona dijo...

churri, hasta en eso vas a tener suerte, no me gusta el JD ni el whisky en general...todo tuyo! Murió de eso??? jajajaja, qué triste.

1besico!

Tripi dijo...

Claro, tanto hablar de J.D. que el cabrón va y se nos emborracha...

BULLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAARD¡¡¡

¿Andestás, cachoperroooooo?

Mr. Lombreeze dijo...

Happy Birthday Jack, eres el puto amo (con permiso del Southern Comfort). Yo he bebido mucho JD pero al contrario que my bro. nunca lo he mezclado con droga alguna. Es más, si en algún bareto, en mis años de golferío, me ofrecían coca yo, muy digno respondía: "y no tienes Jack Daniels?".

Santiago Bullard dijo...

Jajaja!!! Cómo se pone la peña! Olé, olé!! Jajaja!

Tripi: Da lo mismo whiskey que whiksy o güiski. Esto no es lingüistica, sino lingüiskika (o la ciencia que estudia cómo hablan los borrachos, jajaja). Hombre, de borracheras nada, porque ayer me tuve que meter temprano al sobre, pero si llega a suceder eso de que vengas al Perú, te aseguro que no dejaremos bar ni taberna en pié a lo largo de todo el litoral!

Mr. Mierdas: ¿Cien por ciento asegurado? Jajaja. Oye, pero tu bro ya me hizo dudar... ¿de qué clase de "coca" estamos hablando? Recuerdo que "this is Perú", mathafaka.. jajaja! Un abrazo!

Fiona: Es que el whiskey (o whisky) es mi debilidad. Y sobre todo si es JD (con el perdón de Glenmorangie). Un besazo!

Lombri: Jajaja! La fórmula de los vencedores, claro que sí! Jajaja!

Un abrazo para todos. Esa copa siempre en alto, por Jack, y también por todos ustedes. He dicho!

PARVATI dijo...

La perfección nítida del bourbon...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...