viernes, 7 de octubre de 2011

"La náusea"


Hay libros que pasan como si nunca hubieran estado: te echas unas risas, te interesas, y luego dejas que todo pase, sin muertes ni daños colaterales. Pero hay otros que, cuando aparecen, se nos clavan con fuerza en el páncreas, nos atormentan, nos obligan a recordarlos, a volver una y otra vez a ellos para que recordemos quién carajo somos. Hoy, quiero hablar de uno de ésos, aunque lo haya hecho muchas veces: La náusea, del maestro Jean-Paul Sartre.
Mucha gente piensa que Sartre ha muerto, y que sus libros ya pueden ser enterrados y en paz. Pero se equivocan, presas de la confusión, pensando que se trata de un autor "pasado y superado", cuando la pura verdad es que lo que tienen es pavor, miedo de encontrarse con el propio rostro sobre aquellas páginas.
Lo he dicho en otras ocasiones, pero no me molesta repetirme: La náusea cambió por completo lo que hasta aquel momento yo pensaba que podía llamar mi vida. Antoine de Roquentin se convirtió en un reflejo tan sólido y sórdido de mis propios pasos, respiraciones y temores, que más de una vez me sorprendí temblando. Caí en una crisis existencial tremenda, en la que terminé por curarme de cualquier instinto suicida que pudiera haberme quedado de mis años de adolescente, pues me dí cuenta de que, tal y como están las cosas, hasta el suicidio es el colmo del absurdo.
Pero dejemos de hablar de mí. El otro día volví a abrir este libro, me paseé por algunas de sus páginas, volví a escuchar aquella voz, la de Roquentin, que de alguna forma es la mía y la de todos los hombres (pero por separado, de cada uno de ellos, y no de todos). Sigue pareciéndome una obra extraordinaria, de las que sólo puede hacer un verdadero genio. Es lo que siempre me gustó de Sartre: su solidez, su fineza intelectual, su potencia, su ínfimo tremendismo. Un autor en el que es imposible separar al escritor y al filósofo, y hasta nos sentimos agradecidos por eso.
Claro que, como decía antes, no es tan sencillo como parece. Sartre es muy duro, y para salir con vida de uno de sus libros (bueno, no estará de más recordar que a la publicación de La náusea   le siguió una fuerte ola de suicidios) hay que tener entereza y algo de valor, de paso que ironía suficiente como para reírse de uno mismo (es una costumbre muy sana). El tipo de autor que es valioso, precisamente, porque nos dice lo que nadie quiere saber, aunque en el fondo todos lo sepamos. Demasiado.
En  fin, que es un libro que recomiendo enormemente. Un solo consejo: antes de empezar con la lectura, alejen cualquier objeto punzante, así como pastillas y armas de fuego. Sólo por si las dudas.

6 comentarios:

Luzma dijo...

La Náusea es uno de mis libro favoritos...nunca supe de los suicidios que se pudo originar al terminar de leer el libro, tendre cuidado ahora de no tener nada punzante al momente de leer a Sartre.
Saludos

fiona dijo...

Pues yo lo leí hace tiempo y no me enteré de nada...quizá por eso sigo viva...menos mal.

1besico!

Gonsalvo dijo...

Gracias por su crítica, es muy potente procederé a leer dicho libro, tengo que decir que hace poco escuche una pésima crítica sobre él.veremos...

Santiago Bullard dijo...

Luzma: Es un libro formidable, es cierto. En cuanto a lo de alejarse de objetos potencialmente peligrosos, es una buena medida, jaja.

Fiona: Menos mal, querida, menos mal... jaja

Gonzalvo: Yo he leído muchísimas así. Bueno, ya sabes que para gustos y sabores, lo que dicen los refranes. Pero sigo defendiendo ese libro, claro que sí.

Mr. Lombreeze dijo...

Yo también recomiendo este libro. Eso si, hay que tener superada la fase de la angustia existencial. Por sí acaso no está de más tener a mano un buen antidoto. Cualquier peli de woody allen vale.

Santiago Bullard dijo...

Los hermanos Marx, los tres chiflados y Leslie Nielsen también.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...