jueves, 18 de febrero de 2010

¡Vade retro, Lolitas!


Nunca he sabido muy bien cómo reaccionar, si reírme o asustarme, ante la forma que tiene la "ética", en el peor sentido de la palabra, para meter mano, codo y hombro en todos lados, aún cuando no se la ha invitado a la fiesta. ¡Cuidado! Me voy a tomar el riesgo de meter un par de comentarios en uno de los debates más espinosos del momento; pero ni modo: alguien tiene que hacerlo. Y a los que vayan haciéndose ideas, les digo que sí: que esto tiene todo que ver con la pornografía y el erotismo.
Uno de los adjetivos con que muchos pornógrafos esperan encontrar cuando dan vueltas por la red es "Barely legal". Y hay que decirlo sin mayores preámbulos: el de las Lolitas es todo un género, con su propia secta de seguidores, en el mundo de la pornografía. Hablo de actrices como Masha, de Masha's World, Ivana de Ivanafuckalot o Zuleidy, o las Mlton Twins (estos dos últimos nombres no los oía desde mis tiempos de pornógrafo; ¿qué habrá sido de ella? ¿Seguirá estando tan buena como siempre?), cuyo mayor atractivo no es poseer unos cuerpos llenos de curvas, sino más bien todo lo contrario: pechos pequeños, caderas apretadas, rostro de niña y actitud de amateur. En el porno legal, esto es una "Lolita": una mujer mayor de edad que, más que simular, es imaginada como una menor por su atentísimo público. En otras palabras, que todo va de la mano de la ley y del morbo, y todos tan campantes...
O bueno, casi todos. Leo, como siempre en la sensacional orgasmatrix.com, que se abre un debate, justo cuando pensábamos que nada podía salir mal, acerca de qué tan ético es producir pornografía con una chica que simule tener menos años de los que le indica el calendario. En Australia, de hecho, ya se prohibieron los pechos pequeños en las revistas eróticas y pornográficas, y el asunto parece tener para largo. (Venga, mi público lector, que me interesa no poco su criterio: ¿les parece que es éticamente incorrecto todo este asunto?).
El argumento de la ética y de lo moralmente correcto es que ficciones como esta promueven la pederastia; lo que es, claro está, confundir un poco las cosas. ¿Acaso podemos acusar a las obras de Shakespeare, Stendhal o Ernesto Sábato de promover el homicidio, el engaño y demás? Porque a eso se dedican muchos de ellos: hágase un repaso por la historia de la literatura universal, y se encontrará enseguida todo un repertorio de personajes bastante outsiders de la ley, desde Macbeth hasta Julien Sorel, desde Ana Karenina hasta Juan Pablo Castel. "¡A quemar la literatura entonces!" Por favor, no me hagan reír...
De hecho, creo que hasta se puede argumentar a favor de estas simulaciones. A mí, en lo personal, no me interesa un comino el tipo de responsabilidades que pueda tener la ficción: sólo importa que esté bien hecha, y que valga la pena de ser apreciada, a ver si de algo cala en alguno de los miembros de su público. Pero hay teorías según las cuales la ficción lleva la tarea de hacer una catarsis general por su público y su sociedad. La represión afecta a los lectores (según Freud, los lleva a la histeria patológica, al desborde enfermizo de su subconsciente) que, de otra forma, pueden "realizarse" a través de su imaginario en la ficción. Según estas teorías, las manías, obsesiones y morbos son algo que está anclado muy en lo profundo del ser humano, y necesitan una válvula de escape, una vía de realización que no sea peligrosa para el individuo ni para los que lo rodean. Y este papel lo llevaría a cabo la imaginación a través de la ficción. Así, cuando una red ofrece a sus Lolitas, más que promover a la pederastia la está evitando. Es como lo que sucedía en la Edad Media: como había represión de los instintos sexuales y de los placeres de la carne, la gente era atacada en sueños por íncubos y súcubos, que los seducían y violaban sin piedad.
En fin, que supongo que sólo puedo decir una cosa: "Olé, Lolitas". Y, para los más moralistas, venga, no sean tan ciegos y den las gracias, que bien merecidas andan.

P.d. ¿Verdad que la foto que encontré está buenísima? Ella también, claro. Pero vamos, ¿estamos hablando de la foto, o qué?

3 comentarios:

Don Chim van Ser dijo...

Sue Lyon, la lolita de Kubrick, es la culpable de que varios monaguillos tengamos reservada una habitacion en el infierno. ¿Como no deslizarse a la perversión por verla?

Santiago Bullard dijo...

No tienes idea de cuán bien entiendo tus palabras, sabio Chim van Ser. Un abrazo. (De hecho, una de las candidatas a la imagen de la entrada fue la mentada Sue Lyon, pero como el post le va mas a la pornografía, al final opte por esa otra lolilla).

Anónimo dijo...

¿Por qué tendría que haber algun problema con las lolitas? Yo pido que nos dejen masturbarnos, en paz mirando lo que nos de la gana. Y que viva Masha world.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...